psicologos-psicon.es utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando aceptas nuestra Política de cookies.

Centro de psicología Las Rozas

Llámenos

644 205 644

1ª Consulta online gratuita

Terapias psicólogicas para niños

"Cuando yo tenía 5 años mi madre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Cuando fui a la escuela me preguntaron qué quería ser cuando yo fuera grande. Yo respondí "Feliz". Me dijeron que yo no entendía la pregunta y yo les respondí, que ustedes no entendían la vida."
John Lennon

¿Necesitan ayuda psicológica los niños? ¿Qué puede hacer un psicólogo infantil?

Los más pequeños también pueden tener problemas psicológicos para afrontar situaciones difíciles, en función de su edad y de sus capacidades. Muchas veces se ha restado importancia a los problemas de los niños, por pensar que se resolverían solos, con el tiempo, o por considerarlos menos graves que los problemas de los adultos.

Es necesario entender el mundo de los niños y ponerse en su lugar para poder comprender cómo ellos también pueden sentir malestar o presentar alteraciones psicológicas. Los niños, a su manera, también buscan explicaciones a lo que les ocurre, tienen expectativas sobre su entorno, se sienten defraudados, sienten rabia cuando las cosas les salen mal o los demás no les tratan como esperan, se ponen tristes cuando les suceden cosas negativas, se preocupan por lo que ocurre a su alrededor, sienten miedo ante las dificultades, etc. La única diferencia está en las experiencias que ocasionan estos sentimientos, que tienen que ver con su entorno habitual, relacionado con los adultos significativos que conviven con él, hermanos, grupo de iguales, etc.

Si notas que tu hijo o tu hija ha cambiado su comportamiento, está más retraído o triste, le cuesta relacionarse, presenta problemas con la comida o con el control de esfínteres, está más irritable, inquieto o nervioso, se han producido cambios importantes en su entorno que pueden alterarlo, le cuesta concentrarse o se mueve mucho, es impulsivo en su comportamiento, etc, consultar con un psicólogo puede ayudaros a determinar la gravedad del problema y ayudarle en caso de necesitarlo.

A mi hijo/a le cuesta concentrarse. Problemas de concentración.

¿Estás preocupado por tu hijo? psicólogo infantil para niños en Las Rozas (Madrid)

Hay muchos niños que tienen problemas para seguir las exigencias que la escuela impone para cada edad. Una de ellas que resulta fundamental para la adquisición de otras habilidades posteriores es la capacidad de concentración. Es necesario hacer una valoración psicológica adecuada para decidir si el pequeño no ha adquirido el nivel exigido para su edad y poder ayudarle a entrenar las habilidades necesarias que le facilitarán el aprendizaje en otras áreas. Un psicólogo infantil se encarga de analizar, comparando con otros niños de su edad o nivel educativo, si las dificultades que está encontrando el niño requieren un entrenamiento para ayudarle a alcanzar un progreso académico adecuado. Las capacidades cognitivas, tales como la atención, la memoria, etc, son susceptibles de entrenarse mediante un trabajo frecuente con el niño o la niña, siempre en función de las necesidades propias de cada caso.

Mi hijo/a es inquieto y le cuesta permanecer sentado

Algunos niños y niñas parece que necesitan moverse continuamente, no son capaces de controlar este comportamiento y esto le ocasiona problemas con su entorno. A veces desde fuera se malinterpretan estas conductas, especialmente cuando no se conoce cuál es la causa o no se encuentra una explicación adecuada para ellas. Con frecuencia sucede que se tiende a comparar al niño con sus hermanos o con otros niños del entorno, a veces culpabilizándolo o interpretando sus conductas como malintencionadas. Esto también puede dar lugar a problemas en las relaciones con el entorno, cuando el niño no entiende por qué los demás se quejan de algo que para él es lo normal: moverse. Siempre han existido niños más movidos e inquietos, pero no por ello se ha considerado esta conducta como problemática o perjudicial para su adecuado desarrollo psicosocial. En estos casos, la labor del psicólogo infantil nuevamente consiste en estudiar las conductas problemáticas y tomar una decisión respecto a la necesidad de intervención psicológica con el niño. En cada caso y en función del grado de interferencia en la vida del niño se hará una propuesta de tratamiento psicológico infantil. En unos casos será necesario hacer modificaciones en el entorno para adaptarlo a las necesidades del niño y en otros habrá que enseñar al niño estrategias psicológicas para que aprenda a controlar su conducta cuando es excesiva y molesta para los demás. También es importante desde la psicología infantil el trabajo de toma de conciencia por parte del niño respecto a la conveniencia o no de sus conductas y a las molestias que pueden ocasionar a los demás..

Mi hijo/a tiene problemas con el lenguaje o con el habla o en otras áreas del desarrollo

Muchos niños tienen dificultades para aprender adecuadamente el lenguaje, el habla o para seguir el ritmo de sus compañeros en esta y en otras áreas del desarrollo. La labor del psicólogo infantil en estos casos consiste en hacer un estudio exhaustivo de las capacidades adquiridas por el niño y establecer en función del mismo cuál es su nivel de desarrollo actual, para saber si es adecuado a su edad o por el contrario no ha alcanzado los mínimos esperables. El trabajo del psicólogo y del psicopedagogo se centra en la estimulación de las áreas que no han alcanzado un desarrollo adecuado, así como en la dotación a la familia y al propio niño de estrategias para facilitar este desarrollo. Para ello es necesario un trabajo frecuente de entrenamiento, que en el caso de los niños se hace a través de juego y actividades lúdicas, así como el seguimiento de los logros alcanzados.

Mi hijo/a tiene problemas con el aprendizaje de la lectura, la escritura o las matemáticas

¿Le cuesta relacionarse? psicólogo infantil para niños con problemas de relaciones interpersonales, introvertido, tí:mido en Las Rozas (Madrid)

A veces el aprendizaje de algunas habilidades académicas, básicas para la adquisición de posteriores capacidades en la escuela, se hace un poco cuesta arriba a los más pequeños. Esto genera mucho estrés en los niños y también en el entorno, ya que el no poder avanzar en estas habilidades como son la lectura, la escritura o las habilidades básicas de las matemáticas (como es el cálculo numérico), dificulta que puedan alcanzarse otros aprendizajes que se van a apoyar en ellas. Un psicólogo infantil o un psicopedagogo debe valorar mediante las pruebas adecuadas el nivel de aptitud que ha alcanzado en niño, para que, en caso necesario, pueda estimular y reforzar las capacidades académicas que no están avanzando adecuadamente. En nuestro centro de psicología contamos con especialistas en psicopedagogía y en educación especial que trabajan para evaluar e intervenir con niños que presentan este tipo de problemas.

Mi hijo/a es impulsivo, le cuesta controlar su conducta

Hay niños que parece que actúan continuamente sin pensar, o que piensan después de haber actuado. Incluso puede ocurrir que después de actuar se sientan culpables por lo que han hecho, si son conscientes de las consecuencias que tiene esto en su entorno. A veces se enfadan por cualquier cosa que no les gusta, les cuesta aceptar los límites, y tienen reacciones excesivas de ira. Los niños al igual que los adultos, tienen que aprender a aceptar los límites que se les exigen desde fuera, así como a regular emociones negativas como la ira, que si no se manejan adecuadamente pueden volverse excesivas y ocasionar reacciones desproporcionadas hacia el entorno.

La labor del psicólogo infantil en estos casos consiste en evaluar las situaciones que suelen generar estos problemas y trabajar tanto con los padres como con el niño para que todos aprendan cómo deben actuar cuando se dan. El psicólogo infantil orienta a los padres sobre cómo afecta lo que ellos hacen sobre la conducta de los niños, analizando la dinámica que se ha establecido en la familia. Con el niño, el psicólogo trabaja analizando las reacciones de ira e impulsividad, enseñándole estrategias para manejarlas y dar respuestas más adecuadas.

Mi hijo/a se muestra excesivamente tímido y le cuesta relacionarse

Las relaciones sociales son una parte muy importante en la vida de los niños. En la escuela y en otros entornos en los que se encuentran con sus iguales o con adultos, los pequeños deben aprender a interaccionar dando respuestas adecuadas socialmente, así como desarrollar su percepción social, áreas que se aprenden en gran medida de manera implícita. Los niños que se muestran más tímidos o retraídos presentan dificultades para desarrollar todas estas habilidades, ya que no tienen la oportunidad de practicarlas. En estos casos el psicólogo infantil hace un estudio de las situaciones en cuales el niño tiene problemas para relacionarse, y entrena a este primero en la consulta, y después poniéndolo en práctica en situaciones naturales, siempre con la ayuda de los padres. Además, el psicólogo infantil da una orientación a los padres, mostrándoles pautas de actuación cuando sea necesario.

Mi hijo/a tiene miedos y pesadillas

¿Tiene rabietas? psicólogo infantil para niños en Las Rozas (Madrid)

Los miedos  y las pesadillas aparecen con frecuencia en la mayoría de los niños a determinadas edades. A cada edad aparece un miedo o un grupo de miedos característico. Hasta cierto punto puede considerarse parte del desarrollo normal de los pequeños. Sin embargo, cuando este miedo se prolonga demasiado en el tiempo o se hace excesivo, impidiendo el desarrollo adecuado del niño en algunas áreas o le dificulta afrontar determinadas situaciones, es necesaria la intervención de un psicólogo infantil para su manejo.

A veces los padres y los adultos del entorno, por evitar el sufrimiento de los niños, no les permiten acercarse a los estímulos que les causan ese miedo. Por estas razones se hace necesaria la ayuda del psicólogo infantil, que muestre a los padres cómo actuar cuando se den las situaciones que generan miedo al niño, y cómo ayudarle a afrontarlas. Además, el psicólogo infantil también trabaja con el niño las habilidades que le ayudarán en ese afrontamiento, sirviendo en muchos casos de modelo para ello.

Mi hijo/a tiene problemas con el sueño, le cuesta dormirse, se despierta por las noches

La falta de sueño en los niños puede afectarles a muchas otras áreas de su vida debido a la falta de descanso. Los padres y otras personas cercanas al niño se preocupan cuando este no descansa bien, ya sea porque le cuesta conciliar el sueño y no quiere irse a la cama a la hora adecuada, porque se despierta por las noches o incluso porque se despierta antes de tiempo por las mañanas.

La ayuda de un psicólogo infantil puede ser útil para analizar las causas que dan lugar a esa dificultad para mantener un sueño adecuado. A veces es necesario que el psicólogo trabaje con los padres en el establecimiento de unas pautas de sueño adecuadas, modificando muchos de los hábitos de vida de los niños, y de las personas del entorno en cierto sentido. También puede ser necesario estudiar otras posibles circunstancias que hacen que el niño tenga problemas con el sueño, ya sean preocupaciones, miedos infantiles u otras dificultades.

Mi hijo/a tiene rabietas cuando no consigue lo que quiere, es desobediente y le cuesta aceptar las normas de casa

Las rabietas son conductas que los niños han aprendido a utilizar para conseguir lo que quieren o cuando no aceptan los límites que les imponen los adultos del entorno. El hecho es que son conductas que molestan a los demás e incluso a nosotros mismos, y esto hace que muchas veces cedamos ante las peticiones del niño para evitar ese malestar que generan. De esta manera estamos enseñando a los niños que esa estrategia es funcional para conseguir lo que quieren, ya sea un objeto, comida, permiso para hacer algo, etc. Por lo tanto es más probable que en el futuro cuando quieran conseguir algo repitan la rabieta.

Educar a un niño es una tarea difícil en la que un psicólogo infantil puede resultar un apoyo necesario en determinados momentos en los que no conseguimos la objetividad requerida para tomar decisiones o simplemente necesitamos pautas de un experto que nos orienten en el establecimiento de las normas de convivencia adecuadas en casa. El aprendizaje de los límites y las normas es importante para el niño, no sólo para lograr una mejor convivencia y unas relaciones saludables con el entorno o con sus iguales, sino también para que el pequeño aprenda a autocontrolarse y a regular sus necesidades, a posponerlas, etc. Todo este trabajo es fundamental para el adecuado desarrollo de los niños, en el que un psicólogo infantil puede ser de gran ayuda.

Mi hijo/a está triste e irritable, parece que todo le afecta, tiene problemas de autoestima

Los niños, al igual que los adultos, también se sienten tristes cuando las cosas no les van bien, cuando se enfadan con sus iguales o con los adultos significativos, cuando sienten que fracasan en sus objetivos o en las exigencias que les impone el entorno, etc. Comprender su mundo y conocer las manifestaciones del malestar en el caso de los niños, que no siempre son iguales a las de los adultos, es fundamental para poder ayudarles a superar las dificultades con las que se encuentran. Los niños manifiestan la tristeza a veces con irritabilidad, excesiva sensibilidad, rabietas, etc. Estas conductas pueden confundirnos si no somos conscientes de cuál es su origen y el significado que tienen. Un psicólogo infantil puede ayudar al niño a expresar ese malestar y enseñarle técnicas que le lleven a encontrarse mejor. La infancia además, es una etapa de la vida en la que se está formando el autoconcepto y la autoestima. La experiencia de fracaso, la tristeza y otras emociones negativas pueden hacer que el niño se forme un autoconcepto negativo si no se trabajan adecuadamente. En este tipo de problemas el psicólogo infantil también puede ayudar al niño a sentirse mejor y a manejar las emociones negativas.

Mi hijo/a siente celos por su hermano pequeño por otra persona

Los celos, al igual que otros sentimientos que experimentan los pequeños, aparecen con frecuencia en muchos niños, sin tratarse necesariamente de algo patológico. Como sucede con otras experiencias, conductas, pensamientos, etc, un psicólogo infantil puede valorar hasta qué punto se trata de algo disfuncional y que pueda alterar a nivel psicológico al niño. El psicólogo puede dar pautas a los padres y adultos del entorno para manejar esta situación sin que el niño se sienta afectado, y sin dejar de prestar atención hacia la persona por la que siente celos el niño. Además, también es importante, del mismo modo que sucede con otras emociones negativas, trabajar con el niño el significado de la misma y enseñarle a pensar de una manera más adecuada que le permita sentirse mejor. Una vez más, se trata de lograr que el niño consiga regularse y aprenda el autocontrol de su conducta cuando sea necesario, así como a expresar lo que siente, aspectos tan importantes para su desarrollo emocional.

A mi hijo/a le cuesta controlar los esfínteres o nunca ha llegado a conseguirlo

¿Estás preocupado por tu hijo? psicólogo infantil para niños en Las Rozas (Madrid)

El control de esfínteres es un hito evolutivo importante en la vida de los niños, al igual que otros muchos. Desde la psicología se han estudiado las edades a las que la mayoría de los niños  adquieren el control de los mismos. Cuando se retrasa esta adquisición se hace más visible la importancia que tiene para su desarrollo psicológico, especialmente a nivel social y de su autoestima, ya que en muchos casos dificulta que el niño duerma fuera de casa y provoca sentimientos de fracaso en los pequeños. La función del psicólogo infantil cuando aparecen estas dificultades consiste en analizar las causas por las que esto sucede. El control de esfínteres es una conducta que el niño debe aprender y automatizar, incluso cuando está dormido. Si no ocurre de manera natural será necesaria la ayuda de un psicólogo que facilite las pautas adecuadas a los padres y personas que conviven con él para alcanzar este logro.

Mi hijo/a tiene asma ¿puede aprender a manejar las crisis?

El asma bronquial es un importante problema de salud que afecta también a los niños. En ellos es de gran importancia, además de la intervención médica habitual, el trabajo educativo relacionado con los factores psicológicos que pueden precipitar las crisis, como pueden ser la ansiedad o las emociones intensas. Los niños, igual que los adultos, necesitan tener una explicación comprensible, adaptada a su edad, de las reacciones que se producen en su cuerpo. De esta manera pueden aprender a valorar los factores psicológicos que influyen en la aparición de las crisis, así como en el manejo de ellos para evitarlas. La labor del psicólogo infantil en estos casos consiste en explicar al niño cuáles son esos factores psicológicos que pueden provocar una crisis o empeorarla y enseñarle cómo manejarlos mediante el empleo de diferentes estrategias de regulación emocional y desactivación fisiológica.

Trastornos generalizados del desarrollo

Existe una gran cantidad de alteraciones propias de la infancia que dan lugar a problemas para desarrollar adecuadamente las habilidades necesarias de adaptación a la vida diaria. Un psicólogo infantil especializado en este tipo de dificultades puede ayudar a los pequeños a aprender determinadas conductas que serán necesarias para su funcionamiento adaptativo. Desde las habilidades académicas relacionadas con la lectoescritura hasta el aprendizaje de conductas adecuadas en situaciones interpersonales. El trabajo con los padres es una parte fundamental para que los niños puedan establecer cambios significativos. Además de las pautas de conducta para ellos, también resulta de gran ayuda que un psicólogo infantil oriente en las dificultades y necesidades que puedan encontrarse los padres en este tipo de situaciones.

Discapacidad intelectual

El apoyo psicológico y psicopedagógico para los niños con estas dificultades puede ayudarles a lograr un mayor desarrollo de sus capacidades. Desde la psicología infantil se hace un estudio de las necesidades de los pequeños y se lleva a cabo un plan de intervención adecuado. Las necesidades pueden ir desde el ámbito académico hasta el ámbito emocional e interpersonal. La orientación para padres también es una tarea propia de un psicólogo infantil que puede ayudar a manejar las dificultades con las que se encuentran los padres que tienen hijos con este tipo de problemas.

Cómo mejorar las normas en casa y conseguir que mis hijos/as respeten los límites. Escuela de padres en Las Rozas

Ser padres es algo que se aprende, entre otras cosas con la experiencia. Nadie nos enseña cómo poner límites a los niños, cómo establecer las normas en casa o el reparto de tareas, qué responsabilidades exigir a los niños en función de su edad y sus capacidades, etc. La labor del psicólogo infantil o el psicólogo familiar es cada vez mayor cuando se presentan problemas en estas áreas. A veces no tenemos tiempo suficiente para pararnos a pensar qué es lo que tenemos que cambiar para conseguir que los niños sean más obedientes o más responsables en casa, o simplemente no sabemos cómo podemos hacerlo. El análisis objetivo de un psicólogo experto que estudie las conductas problemáticas que aparecen y las consecuencias que tiene cada una de ellas, así como el establecimiento de unas normas en casa puede ayudar a mejorar la convivencia y a lograr que los niños adquieran unos hábitos adecuados. En nuestro centro puedes consultar si crees que tienes este tipo de problemas en casa para que un psicólogo infantil ayude a establecer las pautas de conducta en casa.